Nuevos ajustes en las medidas para preservar la salud

Queridas familias:

Como sabéis estamos viviendo unos días de ajustes necesarios en todo lo que concierne a la nueva situación con respecto a las medidas para la prevención de contagios por COVID-19.

Queremos dejar constancia de la enorme satisfacción que nos produce ver que vosotras, vosotros, nos apoyáis en todo cuanto proponemos. En un tiempo récord hemos conseguido evitar grandes aglomeraciones en las filas de entrada y salida (si bien habrá que hacer un pequeño ajuste entre 1º, 2º y 4 y 5 años), habéis asumido que este curso no será posible entrar en el colegio, salvo para cuestiones muy justificadas y, como colofón, este pasado viernes la asistencia al centro del alumnado ha sido nula lo cual, consideraciones políticas aparte, ha sido de nuevo una muestra más de apoyo a un claustro que masivamente secundó la huelga convocada.

En definitiva nos sentimos muy arropados y respaldados por todas vosotras y vosotros. Por eso, es justo decir GRACIAS.

Sin embargo, debemos seguir haciendo ajustes para llegar a un estado de cierta normalidad y rutina que nos permita centrarnos en lo más importante: enseñar. Para ello, debemos proponer dos nuevas medidas que la experiencia de algo más de una semana nos aconseja:

Comunicación de ausencias con antelación

Saber el motivo por el que un alumno o alumna va a faltar a clase es, este curso escolar, especialmente importante para nosotros. Por ello, os pedimos que cada vez que sepáis que vuestro hijo o hija va a faltar (por estar enfermo, por ir a algún lugar…) escribáis el motivo por iPasen al tutor o tutora antes de que falte. Tal es la importancia que, si no lo hacéis, os llamaremos en cuanto notemos su ausencia para preguntar. Por lo tanto, para evitar una llamada que supone pérdida de tiempo para el docente y para la madre o el padre, por favor, comunicad la ausencia con antelación con el motivo correspondiente.

Mascarilla bien usada y obligatoria en el recreo

Durante estos primeros días tanto el alumnado como el profesorado estamos haciendo un esfuerzo tremendo llevando puesta la dichosa mascarilla durante todo el tiempo de clase. Ahora, nos vemos obligados a llevarla también en el recreo, puesto que observamos que no existe una actividad física continuada sino que los niños y niñas corren, se paran, hablan de cerca unos de otros… Hasta ahora habíamos dejado que esos niños y niñas que corrían no la llevaran puesta, pero dada la discontinuidad en el ejercicio vemos que no tiene sentido mantener durante 4 horas y media un esfuerzo enorme para romperlo en 30 minutos. Así pues, salvo para comer, que se hará al aire libre aunque de manera dirigida por el tutor o tutora, también el alumnado llevará la mascarilla.

A propósito de la mascarilla, es necesario indicar que para preservar la salud de todos deben ajustarse bien a la cara. De nada sirve una mascarilla holgada, que le queda grande al niño o niña. Recomendamos encarecidamente comprar mascarillas de la talla apropiada. Además, el tiempo aconsejado de uso tanto de una mascarilla quirúrgica como una de tela es de 4 horas, así siempre es mejor que el alumno o alumna disponga de otra en clase.

En definitiva, seguimos adelante realizando ajustes en nuestra medidas de prevención con el objetivo de preservar la salud por encima de todo. Y sabemos, como siempre, que contamos con vuestro apoyo.

Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *